Tu periodo: ¿Qué puede ir mal?

 

Durante las últimas cuatro semanas, hemos estado profundizando en nuestro ciclo menstrual, y hemos respondido preguntas como:

¿Qué es el ciclo menstrual? ¿Por qué lo tenemos? ¿Para qué sirve? ¿Qué ocurre durante las diferentes fases de tu ciclo? ¿Cómo puedes aprovechar las distintas fases en términos energéticos, emocionales y nutricionales? y ¿cómo puedes sacar el máximo partido a tus superpoderes?

Pero sé que la mayoría de vosotras os habéis sorprendido bastante al leer estos artículos y habéis pensado cosas tipo: «Esto será lo que le pasa otras» o «pero ¿quién tiene períodos como esos?» o «Si debería tener días en los que sentirme más sexy, entonces, ¿por qué me siento como una mierda?» o «¿Cómo puedo planificar una cena con mis amigas si estoy tirada en el sofá de casa hasta arriba de ibuprofeno?», «¿Por qué mis períodos son tan abundantes?», «¿Cómo puedo aprovechar esos consejos si un minuto estoy feliz y al siguiente soy un mar de lágrimas?»

Chicas, lo entiendo. Yo también he estado ahí.

Pero todas esas cosas que has aprendido en los artículos anteriores, créeme, SON TODAS REALES. Pero solo ocurren cuando nuestros períodos son saludables. Estamos tan acostumbradas al dolor, a los calambres, la hinchazón, a los cambios de humor … que se han convertido en parte de nuestras vidas.

Pero si después de leer este articulo sólo pudieras recordar una cosa, sólo una, quiero que sea: el dolor no es normal. El dolor y el sufrimiento son siempre una indicación de que algo está sucediendo. Especialmente si interfiere con tu vida diaria.

Cuando comencé a leer sobre todo esto, sobre cómo nuestras hormonas juegan un papel importante en nuestra salud y sobre cómo podemos usar nuestro período como una herramienta para saber si estamos sanos o no, desarrollé envidia. Envidia hacia esas personas que tenían unas reglas estupendas.

La misma envidia que tenemos las mujeres cuando vemos a otra mujer con el pelazo largo y brillante, cono las curvas perfectas, o con las piernas largas y sin celulitis, o con el último bolso, y nos decimos a nosotras mismas: «Me encantaría tener ese pelo o esas piernas, o que perra que no tiene ni un gramo de celulitis, o esa confianza en sí misma, o ese bolso…”. Suena raro, pero eso me paso a mí con las reglas de las demás.

Cada vez que me encontraba con una mujer que no sufría con la regla (que debo decir, conozco muy pocas, muy pocas), me decía a mí misma: «que envidia, ya me gustaría a mí», «yo quiero ser así». Y créeme cuando te digo que yo estaba en el espectro opuesto.

Tenía el sobrepeso, el acné, la hinchazón, los cambios de humor, el dolor, los antojos, los vómitos, reglas largas y abundantes​​… TODO. Y aunque suene raro, quiero que tú también tengas esa envidia. No es que la envidia sea buena per se, pero tenerla desarrolló esta curiosidad en mí, este afán de saber más, de buscar más, de querer algo mejor para mí, querer sentirme bien en lugar de sentirme como una mierda, y de no conformarme con que el hecho de que me repitieran los medicos que encontarme así era parte de ser mujer. Quiero que tengas envidia. Quiero que puedas usar esta información para desarrollar la mejor versión de tí misma.

Sí, hemos visto todas las cosas increíbles que suceden durante el periodo, pero, ¿y qué puede salir mal? ¿Qué problemas o situaciones pueden afectar nuestros períodos? ¿Qué cosas no son normales? Aquí va una lista de las cosas que pueden interferir con tu periodo:

  • Ausencia de períodos o períodos irregulares: La ausencia de período se llama amenorrea. Hay dos tipos de amenorrea, primaria y secundaria. Primaria se refiere a los casos en los que la mujer nunca ha tenido la regla en su vida. En el caso de que tengas 16 años o más y nunca hayas tenido la regla, debes consultar con tu médico. La amenorrea secundaria se refiere a la ausencia de período, pero después de haber tenido períodos anteriores. La falta de su período no es normal, y es una indicación de que algo más está sucediendo. Hay varias razones por las cuales tu período podría faltar:
    • Embarazo: Puede parecer bastante obvio si tienes períodos regulares, pero para aquellas mujeres que tienen períodos irregulares o no han tenido un período en tiempo, el embarazo todavía es una posibilidad.
    • Perimenopausia o transición a la menopausia: La transición a la menopausia generalmente comienza con un acortamiento en los días de ciclo, seguido de un alargamiento. La perimenopausia marca el comienzo del fin de los años reproductivos de la mujer. Pero hay que tener en cuenta que mientras haya ovulación puede ocurrir un embarazo. La perimenopausia dura un promedio de 10 años, pero podría ser tan corta como un cambio repentino (generalmente asociado con cierto evento traumático), y podría durar más de 15 años. Se considera menopausia cuando al menos han pasado 12 meses sin un período.
    • Estrés: el estrés es uno de los factores más destacados en la expresión de tu ciclo. Si revisas mi artículo sobre Estrés, ahí expliqué cómo los tres ejes Hipotálamo-Hipófisis principales, H-P-Glándulas Suprarrenales, H-P-Ovarios y H-P-Tiroides están extremadamente conectados entre sí. Cuando uno de ellos se desequilibra, los otros dos entrarán en juego y se descompensarán. El estrés, da igual de que tipo, emocional, físico o bioquímico, son de las razones comunes para perder la regla. Es un mecanismo de autodefensa. Cuando el cerebro siente que estamos en peligro, suprime temporalmente la reproducción y entra en un estado de supervivencia. La reproducción no facilita las cosas si necesita sobrevivir, por lo que es una de las primeras funciones que se suprimen ante una situación de estrés. Todo el estrés puede desencadenar esta reacción de modo de supervivencia en el cerebro y, como resultado, tu período se verá afectado, muchas veces, se suprimirá.
      • Ejemplos de estrés emocional podrían ser un jefe exigente, una relación tóxica, enfermedad, la pérdida de alguien cercano, peleas, abuso, trauma …
      • Ejemplos de estrés físico pueden ser lesiones traumáticas cerebrales, accidentes, ejercicio excesivo, ejercicio insuficiente, falta de alimentación …
      • Ejemplos de estrés bioquímico son la exposición a toxinas ambientales, toxicidad por metales pesados, patógenos intestinales, infecciones, sensibilidades alimentarias …
    • Condiciones médicas: tales como ciertas enfermedades, problemas de tiroides, PCOS, incluso la enfermedad celíaca puede hacer que tu período desaparezca.
    • La píldora u otros anticonceptivos hormonales: Sí, has escuchado bien. Cuando tomas la píldora u otros anticonceptivos hormonales, tu cuerpo no produce hormonas sexuales por sí mismo. La forma en que funciona es cortando la comunicación entre tu cerebro y tus ovarios. Por lo tanto, tus ovarios no producen ninguna hormona sexual. El sangrado que ocurre al final del ciclo de 28 días se llama sangrado químico y no es un período. Si has entendido cómo funciona tu ciclo, el período es la consecuencia de la descamación de tu pared uterina. En el caso de la píldora, no se forman folículos, no se libera ningún óvulo, no se produce engrosamiento del revestimiento uterino, no hay un cuerpo lúteo y, por lo tanto, no hay progesterona. Por lo tanto, no hay una razón fisiológica ni biológica para sangrar mientras toma la píldora.
  • Periodos largos: Debes tener el periodo al menos cada 35 días. Cualquier ciclo más largo que eso se consideraría un ciclo largo, y podría ser un signo de ciclo anovulatorio (donde no se produjo la ovulación) o una fase folicular larga. Solo para que lo sepas, tu fase lútea no puede durar más de 16 días, por lo que un ciclo largo nunca podría indicar una fase lútea larga. Es extremadamente útil saber cuándo y si has ovulado, por lo que el seguimiento de su período mediante apps o diarios, algo que discutiremos en otro artículo, se vuelve muy útil.
  • Períodos cortos: También podría tener periodo antes de tiempo, lo que significa que tus ciclos son más cortos, lo que indica un ciclo anovulatorio, una fase folicular corta o una fase lútea corta. Uno u otro puede indicar cosas diferentes:
    • Fase folicular corta: Es bastante común al comienzo de la perimenopausia. Durante ese tiempo, tu hipófisis producirá más FSH, lo que acelerará la ovulación, haciendo que ocurra más temprano en el ciclo.
    • Fase lútea corta: Una fase lútea saludable debe durar entre 11 y 16 días. La fase lútea es impulsada por la progesterona secretada por el cuerpo lúteo. La progesterona tiene un efecto termogénico, por lo que, si realizas un seguimiento de tu ciclo, verás un aumento en tu temperatura basal. El seguimiento de tu temperatura es muy útil para confirmar si ha habido ovulación o no. Una fase lútea corta puede ser causada por los mismos factores que pueden causar su ausencia de períodos, principalmente el estrés.
  • Períodos abundantes: Se considera un período abundante cuando la pérdida de sangre es mayor de 80 ml a lo largo de un ciclo medio de 7 días. La causa más común de períodos abundantes ​​es un desequilibrio hormonal causado por una combinación de baja progesterona y alto estrógeno. Sin embargo, también podría provenir de la toxicidad por cobre, perimenopausia, problemas de tiroides o la endometriosis. Dejando a un lado los períodos abundantes, si tiene sangrado prolongado (más de 7 días) y coágulos grandes (más grandes que un euro), debe consultar con su médico.
  • Períodos ligeros: Muchas mujeres están orgullosas de decir que sus períodos son cortos y ligeros (En este post te cuento como es un ciclo menstrual sano). Lo cual es genial. Si pierdes tan poco como 25 ml (que será equivalente a 5 tampones regulares a lo largo de tu período), todavía se considera normal. Sin embargo, si ve menos que eso, podría deberse a 2 razones principales: no se haya producido ovulación que y/o deficiencia de estrógenos.
  • Deficiencia en Progesterona: La deficiencia en progesterona podría provenir de un ciclo anovulatorio. Si no hubo ovulación, no hay cuerpo lúteo, por lo tanto, no hay secreción de progesterona. Pero también podría provenir de una fase lútea muy corta en la que no se produce suficiente progesterona. La deficiencia en progesterona es una de las principales causas de infertilidad, pero también puede causar muchos otros síntomas asociados con el síndrome premenstrual, el dolor, el sangrado abundante y los períodos prolongados. Para saber si tiene niveles adecuados de progesterona, la mejor manera es a través de test. Hay varias pruebas que se pueden hacer, mi favorita es el mapeo del ciclo y el test DUTCH, donde se recolecta la orina en seco durante todo el ciclo y proporciona toda la información sobre sus principales hormonas sexuales, así como sus metabolitos. El seguimiento de la temperatura basal de su cuerpo es una forma igualmente científica de medir tu progesterona. Si ves una elevación en tu temperatura basal durante al menos once días, entonces has producido suficiente progesterona.
  • Exceso de Estrógeno: Tu estrógeno podría ser alto en niveles absolutos o podría ser alto en relación con otras hormonas. En cualquier caso, el exceso de estrógeno causa varios síntomas, incluido el síndrome premenstrual, períodos abundantes, retención de líquidos, aumento de peso, sensibilidad en los senos, baja libido, endometriosis, fibromas y mucho más. El estrógeno alto podría ser la consecuencia y muchas veces una combinación de 2 cosas:
    • Alta producción y/o
    • No se está eliminado correctamente: El estrógeno necesita pasar por 3 fases de desintoxicación; dos ocurren en el hígado y una en el intestino, por lo que la función disminuida de estos órganos juega un papel muy importante en la expresión de estrógenos.
  • Exceso de Andrógenos: Los andrógenos se conocen como hormonas masculinas, sin embargo, nosotras como mujeres necesitamos estas hormonas al igual que los hombres necesitan estrógenos. Los altos niveles de andrógenos pueden afectar tu ciclo y causar síntomas no deseados. El PCOS o Síndrome de Ovarios Poliquísticos está relacionado con la expresión elevada de andrógenos. La pérdida de cabello en la cabeza, el crecimiento del cabello en lugares no deseados como el mentón, el pecho, la espalda o los pezones, el aumento de peso, especialmente alrededor de la cintura y la falta de periodos entre otros, son signos de andrógenos altos.
  • Quistes ováricos: Los folículos son quistes por definición, por lo que podríamos decir que tus ovarios están llenos de quistes cada mes. Sin embargo, estos folículos son pequeños y normales. Crecen cada mes, uno de ellos, el dominante, expulsa el ovulo y luego se reabsorbe. Existen otros tipos de quistes. A veces, uno de los folículos puede crecer anormalmente y llenarse de líquido. Algunos pueden causar dolor y otros pueden ser asintomáticos. Algunos pueden no ser hormonalmente perjudiciales y otros no. Por lo general, estos son benignos y se resuelven por sí solos, pero a veces necesitan cirugía.
    • Síndrome de Ovario Poliquístico: Si te han diagnosticado PCOS, son diferentes a los quistes ováricos. Estos son folículos anormalmente pequeños que se encuentran en un estado parcial de desarrollo y se tratan de manera diferente que el resto de los quistes ováricos.
  • Dolor: Dismenorrea es el término médico para los períodos dolorosos. Ningún dolor que requiera el uso de intervención médica es normal. Si sufres de dolor intenso a muy severo, como ardor, o dolor punzante que el ibuprofeno no alivia, lo que te hace vomitar o que interfiere con tus actividades normales como faltar al colegio o al trabajo, debes consultar a un médico. Esa es una indicación de que algo está sucediendo que debería abordarse. Dicho esto, podemos sentir dolor tanto durante la ovulación como durante nuestro período:
    • Dolor durante la ovulación. El dolor también se puede notar durante la ovulación. Algunas mujeres son más sensibles a cuando el folículo estalla y libera el óvulo. Algunas mujeres pueden ni siquiera darse cuenta. Suele presentar como calambres abdominales.
    • Dolor menstrual: Estos suelen ser calambres leves que ocurre el día anterior, en el dia que te viene el periodo o el día posterior. Por lo general, aparece como dolor lumbar y no debería interferir con tu vida diaria.
  • Relaciones sexuales dolorosas: Las relaciones sexuales pueden causar algunas molestias si no hay suficiente lubricación. Por lo general, la sequedad vaginal es un signo de deficiencia estrogénica o exceso de progesterona o una combinación de ambos. Pero la incomodidad también podría ser consecuencia de infecciones vaginales como la vaginosis o las infecciones por hongos. El dolor agudo, profundo y punzante es más grave y debe ser atendido por un médico. Puede ser un indicador de endometriosis, quiste ovárico, o infecciones.
  • Flujo vaginal anormal: Tu flujo vaginal normal es blanco o amarillo claro. Cambia de color y textura a lo largo del ciclo, y el seguimiento del moco cervical es una excelente herramienta para entender tus períodos. Pero si notas una secreción con mal olor o una secreción que tiende más a gris, debes consultar con su médico ya que podría tener una infección.

¿Te suenan algunas de estas cosas o algo de esta lista te resulta familiar?

 

La información es poder, y comprender todas las cosas que pueden salir mal es una gran herramienta que puedes utilizar para corregir el rumbo. Piensa en tu ciclo como en las notas de tu hijo. Es la forma que tiene tu cuerpo de comunicarte como vas, como está tu estado de salud.

¿Estás perdida con toda la información nutricional y contradictoria que nos rodea?
¿No estás segura de si estás comiendo para apoyar tu fertilidad y no tienes ni idea de por dónde empezar?

Si nadie te había hablado del impacto que tienen la nutricion y el estilo de vida en nuestra salud hormonal y en nuestra fertilidad, estás en el lugar adecuado.

Te animo a que trabajemos juntas en cualquiera de los formatos que más se adapten a ti y a tus circunstancias y recorramos el camino de la mano.

No estás sola. Déjame acompañarte.

Beatriz Méndez del Río

Beatriz Méndez del Río

Terapeuta Nutricional y coach de salud y nutrición, especializada en Fertilidad Funcional y Salud Hormonal de la Mujer.

Comparte este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beatriz mendez del río blog

Hola, soy Beatriz

Tengo la misión de ayudar a mujeres que como tú, están perdidas en este viaje de la infertilidad, para ayudarte a buscar esa claridad que necesitas, encontrar esas piezas que nos faltan y encajar este puzzle tan desconcertante que es la infertilidad de una vez por todas.

¿Somos amigas en Instagram?

Entradas recientes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
carta

¡Gracias por apuntarte a recibir mi contenido!

Me encantará compartirte información valiosa sobre nutrición y fertilidad y leer tus historias o comentarios.

Nota: Revisa tu bandeja de SPAM para confirmar la suscripción a mi lista.