Tu Hígado: Tu nuevo mejor amigo

Hoy os escribo tras mis 3 Días de Reseteo Metabólico, ¡más fresca que una lechuga! Para aquellas que no sepáis qué es o en qué consiste, son tres días en los que solo alimento mi cuerpo con nutrientes esenciales para que mi hígado haga sus funciones de desintoxicación. Son tres días en los que le damos al hígado todo lo que necesita para trabajar y en los que a la vez trabajamos en el resto de vías de eliminación: bebemos mucho líquido y agua (riñones), movemos nuestro cuerpo (perspiramos), y nos hinchamos a fibra (intestino). De esta manera, logramos eliminar todas esas toxinas que hemos ido acumulando estas pasadas vacaciones…

Y es que, si hay un órgano que debamos mimar y cuidar al extremo, ese es nuestro hígado.

Os presento a vuestro nuevo mejor amigo ?

¿Y por qué? Os preguntaréis… Pues porque el hígado es nuestro principal filtro. Es a través de él que metabolizamos todas las toxinas con las que estamos en contacto a través de los alimentos que comemos, del aire que respiramos, de las cremas que nos ponemos, de los champús que usamos… pero, sobre todo, y lo que mucha gente no sabe, es que nuestras hormonas también se metabolizan en el hígado. Si, lo has oído bien. Así que la salud de nuestro hígado esta altamente correlacionada con nuestra salud hormonal.

El hígado probablemente sea el órgano más importante de cara a apoyar y mantener nuestra salud en general. En inglés se le llama el órgano “abuelo”, ya que se trata de un órgano muy protector. Algunos datos curiosos sobre el hígado:

  • El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo (la piel es el órgano general más grande) y pesa de media unos 1.6 kilogramos.
  • Actúa como filtro, filtrando y depurando toxinas y productos del propio uso/gasto metabólico haciendo que sean fácilmente excretables.
  • El hígado limpia y filtra nuestro torrente sanguíneo a través de las llamada células de Kuppfer.
  • Juega un papel fundamental en nuestra inmunidad y en nuestra producción de energía.
  • El hígado produce la bilis, que es la responsable de ayudarnos a metabolizar las grasas.
  • Es a su vez una fuente de energía por sí mismo, ya que almacena la glucosa en forma de glicógeno, para que puede ser transformada de nuevo en glucosa para su uso cuando el cuerpo la necesite.
  • Metaboliza carbohidratos, grasas y proteínas haciendo que los alimentos que ingerimos sean biodisponibles para darnos energía, para construir y nutrir tejidos, para la activación enzimática…
  • En la medicina china, el hígado está relacionado con emociones como la ira, el enfado, el resentimiento y la amargura. Su hora mas activa es entre las 2 y las 3 de la mañana, por lo que se suele asociar patrones de insomnio recurrente durante esas horas a congestión hepática.
  • Y la lista sigue y sigue…

¿Qué os parece? No es moco de pavo, ¿verdad? ?

Es por eso que cuidar el hígado esta siempre en el centro de mis protocolos.

Pero profundizando un poco más, y de la parte que quiero hablaros hoy, como os he dicho, el hígado juega un papel fundamental en la metabolización de nuestras hormonas.

El hígado tiene dos fases de desintoxicación, llamadas Fase 1 y Fase 2 (con múltiples procesos asociadas a cada una de ellas).

La Fase 1 principalmente se centra en neutralizar dichas toxinas (químicos, aditivos, colorantes, medicinas, hormonas, pesticidas…) a través de enzimas y comenzar a prepararlas para ser excretadas y eliminadas. En la Fase 1 se produce un proceso muy importante de oxidación, y como consecuencia de esta neutralización de toxinas se producen muchos radicales libres, es por eso que nuestro hígado necesita una gran cantidad de antioxidantes para esta primera fase (piensa en Glutatión, CoQ10, Quercetina…)

Y la Fase 2 se centra en hacer que esas toxinas, que son liposolubles (solubles en grasa) pasen a ser hidrosolubles (solubles en agua) y a de tal forma neutralizadas y acompañarlas fuera de nuestro organismo.

Digamos que, si lo comparamos a una lavadora, la Fase 1 sería la fase de Pre-lavado y/o Pre-tratamiento y la Fase 2 sería el Ciclo de Lavado en sí. Por último, estas toxinas se eliminan o bien a través de nuestro tracto digestivo mediante las heces, o bien a través de nuestros riñones mediante la orina. Esta última fase de eliminación y que ya ocurre fuera del hígado, sería como el centrifugado y secado.  

¿Que necesitamos para que cada una de esta fase funcione correctamente?

Nutrientes para la Fase 1:

  • Vitaminas B6, B3, B12
  • Acido Fólico
  • Vitamina A
  • Vitamina D
  • Antioxidantes
  • Vitamina C
  • Vitamina E
  • Calcio
  • Glutatión
  • Quercetina
  • N-Acetyl-Cisteína
  • Bioflavonoides

Nutrientes para la Fase 2:

  • Amino ácidos: Glicina, Glutamina, Taurina, Cisteína, Metionina y Serina
  • Sulfuro
  • Magnesio
  • Selenio
  • Cobre
  • Zinc
  • Acido Fólico
  • Colina
  • Vitamina B2, B3, B5, B6, B12
  • Vitamina C

¿Y de donde obtenemos estos nutrientes?

  • Verduras crucíferas: Brócoli, Coliflor, Coles de Bruselas, Alcachofas, Bok Choi, Kale, Col, Col China Lombarda…
  • Verduras de la familia de los Allium: Cebolla, Ajo, Puerro, Cebollino, Cebolleta…
  • Verduras de hoja verde: Espinacas, Berros, Achicoria, Kale, Endivias, Escarola, Rúcula, Lechugas…
  • Proteína animal: Huevos, Ternera, Cordero, Cerdo, Pollo, Pavo, Pato… Casquería… Pescados, Moluscos y Marisco.

¿Qué puede ir mal?

Cuando nuestro hígado no es capaz de realizar sus funciones como debe, se produce una acumulación de toxinas en nuestro organismo ya que nuestro hígado no es capaz de eliminarlas, y entonces se hablar de Congestión Hepática o Hígado Congestionado. ¿Y qué pasa cuando nuestro hígado esta congestionado? Pues que podemos tener todo tipo de síntomas…

  • Malas digestiones
  • Desequilibrios hormonales
  • Ganancia de peso o inhabilidad para perder peso
  • Problemas en la piel
  • Cansancio, Fatiga
  • Mal aliento o una capa blanca sobre la lengua
  • Sensibilidades químicas
  • Antojos
  • Problemas en la vesícula biliar
  • Dolor en la parte alta del abdomen

¿Te identificas con alguno de ellos? Muchos de estos síntomas pueden interferir en tu día a día e incluso son peligrosos a medio/largo plazo si no son tratados correctamente.

Y hoy quiero hablaros brevemente de las hormonas y el hígado.

Cuando hablamos de hormonas y su desintoxicación, nos interesa particularmente como se desintoxica el Estrógeno. Es estrógeno es una hormona absolutamente necesaria, tanto para hombre como para mujeres, cada uno en su justa medida. Pero es como el cuento de Ricitos de Oro. Demasiado estrógeno y tendremos, Síndrome Premenstrual, Reglas pesadas y abundantes, Retención de líquidos, Ganancia de peso, nuestra libido será baja tirando a inexistente, Antojos de dulce, Dolores de cabeza… Poco estrógeno y tendremos Sofocos, Sudores fríos, Sequedad vaginal, Mala concentración, Ansiedad, Cansancio, Piel seca… Queremos tener lo que necesitamos.

Y a su vez no es solo importante saber si generas demasiado o demasiado poco estrógeno, sino como se relaciona con las otras hormonas (esencialmente la progesterona en mujeres), y como se metaboliza en el hígado. Ya que un exceso de estrógeno puede deberse a un exceso de producción, pero también a una mala desintoxicación. Y en cualquiera de los casos, los síntomas van a aparecer.

En el post de la semana que viene os contare con mayor detalle en que consiste las distintas fases de desintoxicación de estrógeno, ya que creo que por hoy es demasiada información y no quiero que colapséis. ?

Pero por ahora lo único que busco con este post es que le deis más mimo a vuestro hígado, ese gran desconocido y tu nuevo mejor amigo.

Este lunes pasado empezamos un reto de 3 días de Reseteo Metabólico. Que no es más que un periodo de tres días en los que nos centramos en nutrir a nuestro hígado con todos esas vitaminas, minerales y cofactores que necesita… ¡Es un descanso que podéis darle a vuestro hígado cuando queráis! No necesariamente tras las vacaciones sino en cualquier momento que veáis que necesitáis un descansito…

¡Os animo a guardarlo y a hacerlo!

¿Estás perdida con toda la información nutricional y contradictoria que nos rodea?
¿No estás segura de si estás comiendo para apoyar tu fertilidad y no tienes ni idea de por dónde empezar?

Si nadie te había hablado del impacto que tienen la nutricion y el estilo de vida en nuestra salud hormonal y en nuestra fertilidad, estás en el lugar adecuado.

Te animo a que trabajemos juntas en cualquiera de los formatos que más se adapten a ti y a tus circunstancias y recorramos el camino de la mano.

No estás sola. Déjame acompañarte.

Beatriz Méndez del Río

Beatriz Méndez del Río

Terapeuta Nutricional y coach de salud y nutrición, especializada en Fertilidad Funcional y Salud Hormonal de la Mujer.

Comparte este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beatriz mendez del río blog

Hola, soy Beatriz

Tengo la misión de ayudar a mujeres que como tú, están perdidas en este viaje de la infertilidad, para ayudarte a buscar esa claridad que necesitas, encontrar esas piezas que nos faltan y encajar este puzzle tan desconcertante que es la infertilidad de una vez por todas.

¿Somos amigas en Instagram?

Entradas recientes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
carta

¡Gracias por apuntarte a recibir mi contenido!

Me encantará compartirte información valiosa sobre nutrición y fertilidad y leer tus historias o comentarios.

Nota: Revisa tu bandeja de SPAM para confirmar la suscripción a mi lista.

freebie

¿Quieres saber cuál es el paso #1 que debes tomar para equilibrar tus hormonas, regular tus ciclos y aumentar tu fertilidad?

Suscríbete a mi Newsletter

carta