Metabolismo del Estrógeno: ¿Es importante?

¡Sigamos con nuestra conversación sobre el estrógeno una semana más!

 

Sabéis que me encanta hablar de hormonas. Las hormonas son MI TEMA. He estado hablando mucho sobre el estrógeno últimamente porque el estrógeno tiende a tener muy mala reputación. Así que tengo la misión de acabar con el mito de que el estrógeno es malo y que todos nuestros problemas hormonales provienen por el exceso de estrógeno.

 

NO, EL ESTROGENO NO ES MALO.

NO, EL ESTRÓGENO NO ES TU ENEMIGO.

SÍ, NECESITAMOS ESTRÓGENO.

Léete mi post sobre la dominancia estrogénica para enterarte a fondo de los síntomas

 

Es gracias al estrógeno que se desarrollan nuestros folículos. Es debido al estrógeno que uno de los folículos se vuelve dominante. Y es el estrógeno el que le indica al cerebro que aumente la producción de la Hormona Luteinizante (LH) y desencadene la ovulación …

 

Pero el estrógeno es importante para muchas otras cosas:

 

✨ El estrógeno es lo que nos da nuestras curvas.

✨ El estrógeno juega un papel esencial en la salud de nuestros huesos, la salud de nuestro cerebro y la salud de nuestro corazón.

✨ Necesitamos estrógeno para dormir bien y tener un sueño de calidad.

✨ Necesitamos estrógeno para producir nuestro moco cervical y, por supuesto, necesitamos estrógeno para una fertilidad optima.

 

VAMOS, ¡QUE NOS DEBERÍA ENCANTAR NUESTRO ESTRÓGENO!

 

A veces tenemos una idea equivocada sobre las hormonas y tendemos a pensar que solo es importante la cantidad que producimos. ¿Es suficiente? ¿Es demasiado? ¿Cómo puedo reducir mi producción? ¿Cómo puedo aumentar mi producción? Y sí, cuánto produces de cada hormona es importante pero no es lo único. Las hormonas que produces tienen que llegar allí donde se las necesitan. Y una vez que llegan allí, deben poder utilizarse. Esto significa que las células deben tener la sensibilidad para recibir esas hormonas y poder utilizarlas. Y, además, una vez que se usan, deben metabolizarse y eliminarse.

 

Un problema en cualquiera de estos pasos puede llevarte a un desequilibrio hormonal y causar muchos de los síntomas que te hacen sentir literalmente, como una mierda.

 

¿Por qué quiero decirte esto? ?‍♀️

 

Porque es por eso que las pruebas son tan importantes. Un análisis de sangre solo te va a indicar cuánto estás produciendo, pero no te decir si ese es el problema real o si hay algo más que puede estar arruinando todo el proceso.

 

Bueno, a lo que voy. Hablemos de lo que sucede una vez que tu estrógeno se ha utilizado.

 

 

Como dijimos, nuestras hormonas necesitan ser metabolizadas para ser eliminadas adecuadamente del cuerpo. Y el estrógeno, no es una excepción y como buena hormona que es, también tiene que pasar por este proceso. Esto es lo que llamamos METABOLISMO DEL ESTRÓGENO O DESINTOXICACIÓN DEL ESTRÓGENO. Estoy segura de que probablemente te hayas topado con este término varias veces en las redes sociales porque ahora está en todas partes. Y me encanta que sea así, porque es vital comprender cómo funciona ya que puede ser la clave para saber dónde radican tus desequilibrios hormonales.

 

METABOLISMO O DESINTOXICACIÓN DEL ESTRÓGENO:

 

El estrógeno pasa por tres fases principales de desintoxicación. Las dos primeras fases ocurren en el hígado. La tercera fase ocurre en el intestino. Es por eso que la función adecuada de estos dos órganos principales es fundamental para la desintoxicación del estrógeno y otras hormonas. Dicho de otra forma, si algo no esta bien, lo primero que hay que hacer es apoyar la función hepática y la digestión.

 

Ya os he hablado antes sobre la importancia de la salud hepática e intestinal cuando se trata del equilibrio hormonal. Si quieres saber más del tema, te dejo los enlaces a estos artículos a continuación:

Tu Hígado: Tu Nuevo Mejor Amigo

Fertilidad y Salud intestinal (1)

Fertilidad y Salud intestinal (2)

 

Haré un post más extenso sobre estas diferentes fases de desintoxicación, pero hoy solo quiero que entiendas cómo funcionan estas fases y en qué consisten. Y para eso lo más fácil es usar una analogía:

 

Imagínate una bañera:

 

1️⃣ La Fase 1 sería el agua que sale del grifo.

2️⃣ La Fase 2 sería el desagüe de la bañera.

3️⃣ La fase 3 sería la tubería adjunta a ese desagüe y que lleva el agua fuera de la casa.

 

¿Qué sucede cuando el grifo sigue abierto y sigue saliendo agua, pero el desagüe es demasiado pequeño? Que el agua se desbordará.

 

¿Qué sucede si el desagüe está bien, pero la tubería de desagüe no funciona (está rota p atascada)? Que provocará inundaciones o daños en otro lugar, pero el agua no será evacuada de la casa, ¿verdad?

 

¿Tiene sentido?

 

Bien. Pues vamos a por las fases.

 

FASE 1: HIDROXILACIÓN

 

La fase 1 de la desintoxicación de estrógenos se llama hidroxilación y se produce principalmente en el hígado. Tu hígado metaboliza el estrógeno por tres caminos creando tres metabolitos diferentes: 2-OH, 4-OH y 16-OH. Os explicare más a fondo estos caminos y que por que son importantes conocerlos, pero por ahora lo que quiero que sepas es que es importante saber cuál es el camino de preferencia de tu hígado.

 

FASE 2: METILACIÓN

 

La fase 2 de la desintoxicación de estrógenos se llama metilación y también ocurre principalmente en el hígado. Esta fase 2 neutraliza los metabolitos producidos en la fase 1, haciéndolos «inofensivos». Es como tener un desagüe obstruido. Si el desagüe no funciona, el agua se desbordará y causará daños en el baño, pero si el desagüe funciona bien, da igual el agua, que la bañera no se desbordará y no dañará el baño.

 

FASE 3: ELIMINACIÓN

 

Una vez que ha pasado por la Fase 1 y 2, el estrógeno pasa al intestino y se excreta fuera del cuerpo a través de las heces. Una flora intestinal desequilibrada, así como problemas digestivos e intestinales pueden interrumpir la eliminación adecuada del estrógeno, haciendo que recircule de regreso en lugar de ser eliminado. Al igual que la tubería, si ésta no funciona correctamente, el agua no saldrá de la casa y provocará daños en otro lugar.

 

Cuando alguna de estas fases no funciona como debería, el estrógeno se desequilibra. Como puedes ver, no siempre es necesariamente un problema de sobreproducción. Pero, de cualquier forma, se vuelve problemático y provoca todos los síntomas que conocemos:

  • Síntomas del síndrome premenstrual
  • Menstruaciones abundantes o irregulares
  • Retención de líquidos
  • Hinchazón
  • Sensibilidad en los pechos
  • Aumento de peso / incapacidad para bajar de peso
  • Dolores de cabeza
  • Falta de claridad mental
  • Cambios de humor
  • Depresión
  • Sentirse más sensible o emocional
  • Irritabilidad
  • Libido baja
  • Alteraciones del sueño
  • Antojos de azúcar
  • Intolerancia a la histamina
  • Miomas uterinos
  • Endometriosis
  • Problemas de tiroides
  • Problemas de la vesícula biliar
  • Problemas de azúcar en sangre

 

 

Por eso me veis a mi constantemente recalcando la importancia de trabajar con pruebas/test. Un análisis de sangre general o un panel metabólico completo pueden indicarte si tu función hepática está bien, mal o regular, pero no te va a dar información sobre si la Fase 1 y la Fase 2 están funcionando bien.

 

Unos análisis de sangre hormonales te van a proporcionar información sobre la cantidad de hormonas que estás produciendo, pero no le dará información sobre la calidad de esas hormonas ni sobre cómo las estás metabolizando.

 

Por eso me encanta trabajar con el DUTCH Test, una prueba super fácil de hacer (ya que solo consiste en hacer pipí en unas tiras, cuatro veces en un mismo día y dejarlas secar 24h) y que además haces desde casa. Esta es la única prueba en este momento que proporciona toda la información sobre sus metabolitos hormonales. Es una prueba increíble que realizo en todas mis clientas de fertilidad, independientemente de si se están preparándose para ser mamás en el futuro o si ya están actualmente lidiando con problemas de fertilidad.

¿Estás perdida con toda la información nutricional y contradictoria que nos rodea?
¿No estás segura de si estás comiendo para apoyar tu fertilidad y no tienes ni idea de por dónde empezar?

Si nadie te había hablado del impacto que tienen la nutricion y el estilo de vida en nuestra salud hormonal y en nuestra fertilidad, estás en el lugar adecuado.

Te animo a que trabajemos juntas en cualquiera de los formatos que más se adapten a ti y a tus circunstancias y recorramos el camino de la mano.

No estás sola. Déjame acompañarte.

Beatriz Méndez del Río

Beatriz Méndez del Río

Terapeuta Nutricional y coach de salud y nutrición, especializada en Fertilidad Funcional y Salud Hormonal de la Mujer.

Comparte este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beatriz mendez del río blog

Hola, soy Beatriz

Tengo la misión de ayudar a mujeres que como tú, están perdidas en este viaje de la infertilidad, para ayudarte a buscar esa claridad que necesitas, encontrar esas piezas que nos faltan y encajar este puzzle tan desconcertante que es la infertilidad de una vez por todas.

¿Somos amigas en Instagram?

Entradas recientes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
carta

¡Gracias por apuntarte a recibir mi contenido!

Me encantará compartirte información valiosa sobre nutrición y fertilidad y leer tus historias o comentarios.

Nota: Revisa tu bandeja de SPAM para confirmar la suscripción a mi lista.

freebie

¿Quieres saber cuál es el paso #1 que debes tomar para equilibrar tus hormonas, regular tus ciclos y aumentar tu fertilidad?

Suscríbete a mi Newsletter

carta