¿Cuánto sabes sobre tus hormonas?

La parte con la que más disfruto ayudando a mujeres y que además es el centro de mis consultas son las hormonas. En especial las hormonas femeninas. Y ya veis, llevo escritos trece post y en ninguno de ellos os he hablado aún de estas hormonas. Así que he decidido que durante las próximas semanas voy a lanzar distintos post en los que os voy a contar de manera muy sencillita pero a la vez espero, muy clara, qué son las hormonas, qué hacen, cómo funcionan y cómo podemos mantenerlas en equilibrio para poder disfrutar al máximo de ese beneficio tan maravilloso que suponer ser mujer.

¿Os sorprenderíais si os dijera que la mayoría de las mujeres no sabe cómo funciona su cuerpo? Es por ello que nos dedicamos a tomar acciones completamente desinformadas sobre cómo lidiar con nuestros problemas hormonales. Nos pasamos más tiempo buscando en internet cómo lidiar con nuestros síntomas que entendiendo de dónde pueden venir. Créeme, yo lo he hecho, y sé que como yo, sois miles. Si te dijera ahora que me dibujaras en un papel las distintas hormonas que interactúan en tu ciclo hormonal, o mejor aún, qué ocurre exactamente durante tu ciclo, ¿sabrías contármelo? No te preocupes, yo hace unos años tampoco sabría. Sí, me dieron una hora de educación sexual en el cole, de la cual me acuerdo lo justito. Así que como nadie se sentó conmigo a contármelo, voy a emplear unas cuantas horas en escribir distintos post para poder contártelo yo a ti.

Empecemos con las hormonas.

Las hormonas son mensajeros químicos. Estos mensajeros se originan en distintas glándulas en nuestro cerebro y juntos dictan al resto de las glándulas y órganos del cuerpo lo que deben hacer. Estas hormonas dirigen cada uno de los procesos que tu cuerpo realiza, desde regular tu temperatura corporal, regular tu humor y tu estado de ánimo, metabolizar la comida, mantener los latidos de tu corazón, hasta determinar tu fertilidad, y mucho más.

El proceso empieza en el hipotálamo. Una glándula pequeña con forma de almendra localizada en nuestro cerebro. El hipotálamo es como el capitán del barco, el máximo responsable. Es la glándula que controla todo nuestro sistema endocrino. El hipotálamo está constantemente recibiendo señales sobr los niveles de las distintas hormonas en nuestro cuerpo, y dependiendo de lo que encuentre envía una señal a la hipófisis, que es otra glándula de tamaño de un garbanzo en nuestro cerebro, justo debajo del hipotálamo. Y nuestra hipófisis es la que recibe esta señal, la interpreta y envía un mensaje a las distintas glándulas y órganos para que segreguen las hormonas de las que son últimamente responsables.

Hay varios ejes que conforman el hipotálamo, la hipófisis y otras glándulas, pero hoy nos vamos a centrar en los tres principales:

  • Eje Hipotálamo-Hipófisis-Glándulas Suprarrenales: De este eje os hablé en el post sobre el estrés. Este eje se encarga de regular nuestra respuesta ante una amenaza. Nos pone en situación de lucha o huida. Las glándulas suprarrenales generan adrenalina y cortisol para ayudarnos a hacer frente a esa amenaza. Sin embargo, como hablamos anteriormente, cuando nos enfrentamos a una situación de estrés, todo el foco va a hacer frente esa situación, cerrando los demás procesos que no se consideran de vida o muerte, como la digestión o la reproducción. Cuando el estrés o la amenaza es crónica, este constante estado de alerta crea lo que llamamos caos metabólico e incrementa el riesgo de ganancia de peso y obesidad, fatiga crónica, problemas de presión arterial, problemas de enfermedades cardiovasculares, e incluso disminuye tu fertilidad, entre otros problemas.
  • Eje Hipotálamo-Hipófisis-Tiroides: El tiroides o glándula tiroidea, es una glándula con forma de mariposa que tenemos en el cuello. Es la principal responsable de nuestro metabolismo, desde regular nuestra temperatura, el ritmo al que quemamos calorías, nuestra presión arterial, el ritmo al que respiramos, y mucho más. Esta pequeña glándula es tremendamente susceptible a los cambios que ocurren tanto dentro como fuera de nuestro cuerpo, por lo que pequeñas cosas como flúor en la pasta de dientes, cloro en el agua del grifo, o ese croissant de chocolate que te tomaste a media mañana pueden tener un impacto tremendo en el funcionamiento del tiroides.
  • Eje Hipotálamo-Hipófisis-Gónadas: En el caso de hombres los testículos y en el de las mujeres los ovarios. Este eje es responsable de nuestro ciclo menstrual y nuestra fertilidad entre otras cosas. Muchas mujeres opinan que la regla es algo por lo que hay que pasar y que además pasa de cintura para abajo. Pasan por ello, con más pena que gloria y ala, a por el siguiente ciclo. Sin embargo, la realidad es que nuestro ciclo menstrual es una sinfonía perfectamente orquestada mediante la cual el cerebro y los ovarios están en continua comunicación. El hipotálamo esta continuamente midiendo los niveles de tus hormonas y en base a esos niveles le dice a los ovarios que produzca las hormonas correspondientes; la hormona estimulante del folículo (FSH) en la primera mitad del ciclo y la hormona luteinizante (LH) en la segunda mitad. Pero no cualquier cantidad, sino la cantidad correcta. Y no en cualquier momento, sino en el momento correcto. Es como en cuento de Ricitos de Oro, ni mucho ni poco, sino perfecto. Además, tus hormonas también determinan cómo te sientes diariamente, regulan tu estado de ánimo, tu energía y tu deseo sexual.

Estos tres ejes actúan en perfecta consonancia. Ninguno de ellos actúa de manera independiente. Y cuando algo falla en alguno de los tres, los otros dos ejes van a tratar de compensar. Tiene sentido, ¿no? Es por ello que es tan crítico en temas hormonales analizarlos desde un punto de vista funcional y holístico, como distintas partes que forman un todo, y no como ejes aislados.

Mi objetivo con el post de hoy es que entiendas que cuando se trata de hormonas, no podemos culparlas ni tratarlas de manera aislada o independiente. Cuando nos encontramos cansados, apáticos o de mal humor, cuando tenemos las manos y los pies fríos, cuando sufrimos de acné o piel grasa, o de dolores de cabeza crónicos, o cuando tenemos síndrome premenstrual, o dormimos fatal, hay un mecanismo extremadamente complejo detrás. Nuestros síntomas no vienen por tener demasiado estrógeno o no generar la suficiente progesterona, y por tanto no podemos tratar nuestros síntomas suprimiendo la producción de estrógeno o tomando progesterona sintética. Estaríamos tratando un síntoma, no la raíz del problema.

En los siguientes posts, iré poco a poco desgranando estos ejes y cada una de las hormonas que generamos y os iré dado consejillos para que vayáis poco a poco tomando el control de vuestras hormonas y recuperando vuestra salud.

¿Estás perdida con toda la información nutricional y contradictoria que nos rodea?
¿No estás segura de si estás comiendo para apoyar tu fertilidad y no tienes ni idea de por dónde empezar?

Si nadie te había hablado del impacto que tienen la nutricion y el estilo de vida en nuestra salud hormonal y en nuestra fertilidad, estás en el lugar adecuado.

Te animo a que trabajemos juntas en cualquiera de los formatos que más se adapten a ti y a tus circunstancias y recorramos el camino de la mano.

No estás sola. Déjame acompañarte.

Beatriz Méndez del Río

Beatriz Méndez del Río

Terapeuta Nutricional y coach de salud y nutrición, especializada en Fertilidad Funcional y Salud Hormonal de la Mujer.

Comparte este post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Beatriz mendez del río blog

Hola, soy Beatriz

Tengo la misión de ayudar a mujeres que como tú, están perdidas en este viaje de la infertilidad, para ayudarte a buscar esa claridad que necesitas, encontrar esas piezas que nos faltan y encajar este puzzle tan desconcertante que es la infertilidad de una vez por todas.

¿Somos amigas en Instagram?

Entradas recientes

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Scroll al inicio
carta

¡Gracias por apuntarte a recibir mi contenido!

Me encantará compartirte información valiosa sobre nutrición y fertilidad y leer tus historias o comentarios.

Nota: Revisa tu bandeja de SPAM para confirmar la suscripción a mi lista.